jueves, 10 de mayo de 2018

Pasteis de feijão branco - Pasteles de frijol blanco canela y limón




Una mañana azul de un día de otoño, en donde la estación no es tan marcada, pero algunos árboles sí lo sienten y ya están deshojados. Abres los ojos y la luz del día penetra por completo en el cuarto, la palmera te saluda moviendo sus hojas sutilmente, la tortola en su nido sigue allí muy a la espera y paciente. Algún picaflor pasa y se posa en una de las ramas... . Es hora de levantarse, de seguir adelante, con el ritmo desenfrenado que traemos y que en cierta medida hace parte de nuestros días, donde el "uno compartido" se hace presente siempre en nuestras vidas. Ese uno que tiene una mezcla de las dos caras de nuestro ser, ese uno que se fusiona con lo bueno y lo malo, con las alegrías y las tristezas, con los instantes que vivimos. Ese uno que se va formando con el tiempo y el proceso, ese uno que trabaja en equipo, que se mimetiza, que se conoce y se sostiene, donde cada parte de aquello que lo acompaña esta ahí, presente, cambiante, atenta y alerta a todo por un lado, dispuesta, feliz y enérgica por el otro...
_______  
Esta semana ha sido diferente, la verdad estos meses han sido distintos, por los ritmos que llevamos, por las cosas que se presentan, por los ciclos que culminan y los que llegan... No he podido evitar compartir desde este lugar un poco a modo de diario del devenir de mi ser y agradezco siempre que además de recetas, les dejé un poco de la vida plasmada en estas palabras. Gracias a todas las personas que me han mandado mensajes y buena energía por las redes, siempre las recibo con el corazón abierto. Muchas veces hablo en clave..., pero sé que muchas siempre están allí y me alegra leerlas. Aunque estos días ando desaparecida, porque no me ha dado tiempo estar aquí y allá... Agradezco de corazón los buenos deseos y mensajes recibidos.
Hoy llego con una receta dulce, porque ya me hacía falta ese punto dulce..., alguna vez una amiga muy querida me pregunto si este blog era más de dulce o de sal, la verdad es que tiene de todo, porque soy de sal y dulce (reconozco que en un inicio, si vamos a ver la evolución..., la timidez y la el sabor salado marcaban la pauta y hablo de timidez a la hora de compartir un poco el "detrás de.." de la receta.., pero luego con el tiempo se desarrollaron las "clases virtuales" de repostería que es como asimilé muchos de los retos dulces... pues la cosa fue cambiando y ese gusto se fue desarrollando). Así que acá hay de todo y con ello no me enrollo más.  
 
Esta receta la adelanté hace unos días, la verdad es que Portugal es un destino que sueño con visitar, quizás por la influencia que tiene en Brasil, o por los fados y la magia de Lisboa, por el acento con sus "s", por la forma de ser de los portugueses que he conocido..., por muchos motivos, Portugal es un destino que de seguro un día conoceré. En el aspecto culinario es brutal la influencia obvia y clara con muchos de los platos brasileños y de los dulces pues es pura fascinación para mi gusto probar cada uno de ellos (que ya saben, no soy la más empalagosa y siempre le bajo un montón el dulce a todo), pero, lo que me enamora de muchas recetas es precisamente el trabajo que llevan muchas de ellas; en este aspecto hago referencia a la práctica y experticia de muchos dulces manuales de los que cada bocado lleva ese punto de amor que plasma la persona detrás de ese producto y acá cito algunos ejemplos de repostería y experiencia que me parecen impresionantes, como los Pasteis de Santa Clara también portugueses o los Badambura de Azerbaiyán que me recuerdan esa magia en el proceso de elaboración que yo lo catalogaría de arte, porque muchas veces la comida en parte es un arte efímero, para contemplar, para sentir su aroma, para sentir las texturas, el peso, de cada bocado (en el caso de que se tomen con las manos), para degustar y saborear lentamente esa sinfonía de sabores que te puede llevar a cualquier lugar, a una etapa anterior de tu vida, quizás a tu niñez, quizás a imaginar un lugar..., y luego despertar toda clase de sentimientos..., bueno pues eso es lo que me pasa con este tipo de recetas como la de hoy.  
 


 
Estos son unos pasteles que me enamoraron por todo lo descrito anteriormente y que si bien no llevan todo el trabajo de los dos citados antes, sí son individuales y llevan un poco de esa magia al elaborarlos; pero lo que más me llamó la atención fue el relleno, porque no era con el dulce de yemas de huevo "ovos moles" que es típico y delicioso en los dulces portugueses, lo que lleva además de algunas yemas es puré de frijol blanco, que a la fecha mi hermana los ha devorado sin saber que son de frijol, porque la textura es cremosa y el color que tiene es como de dulce de leche pero con sabor a limón y canela, una mezcla muy rica. El formato es mini porque me gusta hacer los pastelitos pequeños, en porciones menores, que para mi gusto son la medida perfecta para degustar feliz y saciar el punto dulce que el cuerpo muchas veces te pide (pero eso va de gustos)
La participación de hoy es con el reto Viaje entre Sabores de querida Maria de los Angeles con su blog Recetas Abc. Nuestra anfitriona  de mes es Rosa del blog Un toque de Canelaun blog donde las recetas sencillas y ricas están siempre presentes, con ella viajamos virtualmente a Portugal.
________________________________________________

Tiempos}
    ·Tiempo de preparación masa: 10 minutos
    ·Tiempo de reposo : 30 minutos
    ·Tiempo de preparación del relleno: 20 minutos
    ·Tiempo de armado de pasteles: 40 minutos
    ·Tiempo de horneado: 18-20 minutos

*Horno precalentado a 200ºC, el horno que utilizo es a gas y se hornea con bandeja llena de agua hirviendo en la parte de abajo del horno. 
________________________________________________________________________________________________________

Ingredientes:
Pasteis de feijão branco - Pasteles de frijol blanco canela y limón
[Para 20 pastelitos de unos 6cm de diámetro]

[PARA LA MASA]
- 275 gr de harina
- 140 ml de agua
- 50 gr de mantequilla
- pizca de sal

[PARA EL RELLENO]
- 250 gr de puré de frijol blanco
- 90 gr de almendras *
- 30 gr de nueces
- 2 huevos
- 4 yemas
- 180 gr de azúcar 
- 60 ml de agua
- 1 cucharadita de canela en polvo
- ralladura de un limón

*La receta original lleva solamente almendras, en mi caso no tenía esa cantidad por lo que adicioné nueces. 
________________________________________________________________________________________________________





«PREPARACIÓN »

Pasteis de feijão branco - Pasteles de frijol blanco canela y limón

Para la masa... 
1. Mezclar todos los ingredientes, inicialmente puse 250 gr. de harina, sin embargo luego le adicioné 25 gr. más. Remover primero con cuchara y luego comenzar a amasar hasta integrar todos los ingredientes y obtener una masas homogénea. Formar una bola y dejar descansar la masa con un paño húmedo mientras hacemos el relleno.
Para el relleno de los pasteles...
2. Para el relleno, alistar todos los ingredientes, en el caso del puré de frijoles blancos, una vez cocidos en agua, dejar enfriar y procesar hasta tener una pasta suave.
3. En un cazo poner el azúcar con el agua, dejar hervir hasta que se forme un jarabe y empiece a burbujear. Luego adicionar las almendras trituradas, junto con el puré de frijol (acá la masa se resecará mucho, aconsejo poner agua adicional a los pocos y remover constantemente.
4. Adicionar la ralladura de limón y la canela. Retirar del fuego y dejar templar un poco.
5. Batir los huevos y las yemas, poner un poco de la mezcla de frijol entre los huevos batidos para que tenga la misma temperatura. Luego volcar los huevos en el cazo donde tenemos toda la mezcla de frijol y almendras.
6. Llevar de nuevo a fuego bajo y remover con espátula de goma por un par de minutos. Es importante remover constantemente y una vez la mezcla se desprenda del borde cuando pasemos la espátula, a estará lista. (Reservar)

Continuamos con la masa... 
....Precalentar el horno a 200°C 
7. Cortar la masa en dos partes, reservar una entre un paño húmedo para evitar que se comience a secar y para que esté más maleable a la hora de extender. Con una de las mitades, espolvorear sobre una superficie plana un poco de harina y extender con rodillo, es importante espolvorear siempre que extendamos para evitar que se pegue a la superficie. Una vez tenemos la masa bien fina, cortamos con ayuda de un aro metálico y extendemos un poco más cada circulo cortado lo pondremos en moldes pasados por un poco de ghee (o mantequilla clarificada). Cubrir el molde con una hoja y extender un poco. Suelen cortar los bordes, pero en este caso los dejé. 
8. Rellenar cada pastel y espolvorear un poco de harina y luego azúcar glas. 
9. Hornear a 200°C por unos 18 minutos o hasta que estén ligeramente dorados. Dejar templar y sacar del molde. Luego ponerlos sobre rejilla y aconsejo dejarlos enfríar para que se concentre mejor el sabor.


::::::::::::::::::: PASO A PASO FOTOGRÁFICO:::::::::::::::::::

Pasteis de feijão branco - Pasteles de frijol blanco canela y limón


Para la masa...
1. Mezclar todos los ingredientes, inicialmente puse 250 gr. de harina, sin embargo luego le adicioné 25 gr. más. Remover primero con cuchara y luego comenzar a amasar hasta integrar todos los ingredientes y obtener una masas homogénea. Formar una bola y dejar descansar la masa con un paño húmedo mientras hacemos el relleno.


Para el relleno de los pasteles...
2. Para el relleno, alistar todos los ingredientes, en el caso del puré de frijoles blancos, una vez cocidos en agua, dejar enfriar y procesar hasta tener una pasta suave. 

3. En un cazo poner el azúcar con el agua, dejar hervir hasta que se forme un jarabe y empiece a burbujear. Luego adicionar las almendras trituradas, junto con el puré de frijol (acá la masa se resecará mucho, aconsejo poner agua adicional a los pocos y remover constantemente. 


4. Adicionar la ralladura de limón y la canela. Retirar del fuego y dejar templar un poco. 

5. Batir los huevos y las yemas, poner un poco de la mezcla de frijol entre los huevos batidos para que tenga la misma temperatura. Luego volcar los huevos en el cazo donde tenemos toda la mezcla de frijol y almendras.

6. Llevar de nuevo a fuego bajo y remover con espátula de goma por un par de minutos. Es importante remover constantemente y una vez la mezcla se desprenda del borde cuando pasemos la espátula, a estará lista. (Reservar) 
Continuamos con la masa...

....Precalentar el horno a 200°C


7. Cortar la masa en dos partes, reservar una entre un paño húmedo para evitar que se comience a secar y para que esté más maleable a la hora de extender.  Con una de las mitades, espolvorear sobre una superficie plana un poco de harina y extender con rodillo, es importante espolvorear siempre que extendamos para evitar que se pegue a la superficie. Una vez tenemos la masa bien fina, cortamos con ayuda de un aro metálico y extendemos un poco más cada circulo cortado lo pondremos en moldes pasados por un poco de ghee (o mantequilla clarificada). Cubrir el molde con una hoja y extender un poco. Suelen cortar los bordes, pero en este caso los dejé.



8. Rellenar cada pastel y espolvorear un poco de harina y luego azúcar glas. 


9. Hornear a 200°C por unos 18 minutos o hasta que estén ligeramente dorados. Dejar templar y sacar del molde. Luego ponerlos sobre rejilla y aconsejo dejarlos enfriar para que se concentre mejor el sabor. 


Notas
· Estos pasteles los realizan con masa casera o también hay versiones con masa de hojaldre, que enrollan, luego cortan el rollo en partes de unos 3 cm y con ayuda de los dedos extienden la masa y ponen en el molde. 
· Algunas versiones que vi, los cierran con otra hoja de masa. 
· Esta versión es una mezcla de varias recetas, con reducción de azúcar.
· Algunos que se encuentran por la red, se ven súper amarillos en sus rellenos, esto es debido a que llevan menos proporción de puré de frijol blanco y mayor cantidad de yemas. En ello también tendrá que ver la cantidad de canela (que al adicionarle, automáticamente el relleno se oscurece un poco, pero eso sí queda delicioso). 
· Para conservarlos, en mi caso los he congelado entre bolsas herméticas. Luego para el momento servir será cuestión de calentarlos las horno por unos 10 minutos a 180°C.



 


*
Estos pastelitos fueron los que recibieron a Lu, la semana pasada y en los desayunos y momentos de dulce son deliciosos. No he querido decirle que llevan frijoles, porque es de las que ya ve las cosas raritas. Pero si vieran como los disfruta...

me despido por hoy con esta receta y deseo un buen final de semana 


***
*


*

#poesiaculinaria




*
***



*****

Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estás y muchas más..,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


_________________________
Agradezco cada comentario y 
estaré atenta a las inquietudes que se presenten.




nati

[❤︎]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

15 comentarios:

  1. Hola Natalia! Te agradezco la visita que me has hecho y también por hacerte seguidora de mi blog, yo he hecho lo mismo porque tu rincón me parece un espacio muy bonito, me gusta mucho como escribes y me lo he pasado muy bien leyendo tu entrada, espero que sigamos leyéndonos ;) Noto que no eres de España, bueno creo, ya me dirás jeje! Tus pasteis tienen una pinta estupenda pero el ingrediente principal es de lo más sorprendente jeje! Creo que si me los ofrecen preferiría que no me dijeran (al principio al menos) que llevan frijoles jajaja! Luego ya sí! Porque de lo rico que estarán ya me da igual ;) Un besito y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Natalia!! Conocía la pasta de judías rojas, o alubias rojas, el Anko, y que por cierto me encanta, pero no la pasta de alubias blancas. Si están la mitad de buenas que la roja, seguro que me encantará esta receta. Me gusta también que sean unos pastelitos individuales, me encanta este formato.
    No sé si te dije que este año, nuestras vacaciones de verano van a tener como destino Portugal, especialmente Lisboa, intentaré disfrutar de toda su gastronomía y ya os contaré en el blog a la vuelta. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Sou muito preguiçosa para fazer massas em casa, tenho sempre um rolo de massa folhada no frigorifico.
    Sei que feita em casa é bem mais gostosa.
    Estes pásteis de feijão ficaram lindos, o interior esta uma delicia.

    ResponderEliminar
  4. Ay Nati... Llevas un tiempo misteriosa, te lo comentaba en mi anterior entrada. Cuentas sin contar, dejas entrever cambios, nuevos ciclos... despertando la imaginación de fieles admiradores de tu cocina como yo (además tengo una imaginación desbordante y a veces incluso ciertas dotes visionarias pero eso lo dejamos para otro día)

    Tengo Portugal mucho más cerca que tú y sigue siendo mi eterno pendiente. A este paso habrá que esperar a que Lara esté un poco mayor para comenzar a viajar con ella y disfrutar de estos destinos.

    Este pastel no lo conocía y me ha gustado mucho. Ya sabes que a mí me encanta meter frutas y verduras en mis postres y muero por meter legumbres. De hecho tengo alguna receta en pendientes pero por una cosa u otra no le llega el turno. Comparto el gusto de hacer pasteles individuales por ser una manera perfecta de servirlos y saciar el ansia de dulce. Por otro lado me gusta hacerlos en formato grande porque llevan aparejado menos trabajo ya que tiempo no me sobra desde que llegó la peque a nuestras vidas. Ya ves, soy una contradicción en mí misma ja ja ja

    Como siempre un trabajo y unas fotos impecables

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla Natalia!!Mira que anduve curioseando recetas y no encontré estos pastelitos,tienen una pintaza espectacular,besotes preciosa!

    ResponderEliminar
  6. Guau! eso se ve riquísimo! interesante con el frijol blanco, hasta ahora no he hecho ningún postre con él. La masa parece que no es tan difícil de hacer. Vamos a tener que probar.

    ResponderEliminar
  7. Siempre nos pones unas entradas súper trabajadas y bien originales.
    Tus paso a paso son maravillosos.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  8. Nati ya sé que anduviste bien ocupada la semana pasada y me alegro por vosotros, es un placer ver vuestras caras de felicidad. Cómo imagino así también a tu hermana, gozando con estos pastelitos aún sin saber de que están hechos, lo que quiere decir es que han de estar ricos riquísimos, jajaja.
    Yo adoro Portugal, es un país vecino, que tengo muy cerquita de dónde vivo, y sin embargo solo he estado una vez, fueron quince días el Lisboa, y visitamos otras ciudades como Coimbra que también es impresionante, son lugares de rancio abolengo, con señorío, y dónde todo el mundo se desvive por el visitante.
    Comimos muchísimo, y todo riquísimo, muy recomendable una noche de Fado y cena en el Barrio Alto, pasear por las calles empinadas de Alfama, visitar la Estufa fría, pasear por la Avenida da Liberdade hasta la Praça do Comercio, y sentarse a la orilla do Tejo, en el Barrio de Belém mientras comes unos Pasteis de Nata que quitan el sentido, cómo ves una ciudad donde pasar quince días se te quedan cortos. Para mí un lugar muy recomendable.
    Tus pastelitos nos los conocía, pero yo sí los comería con fruición incluso sabiendo con lo que están hechos. Una delicia seguramente.
    Besitos, disfruta de vuestro momento, son recuerdos que nos marcan para siempre, feliz tarde guapísima.

    ResponderEliminar
  9. que deliciosos pastelitos Nati, ahora mismo me comía un par con un café con leche.
    Me encanta como te han quedado.
    Mil besitos
    Rosa

    ResponderEliminar
  10. Me fascina la incorporación de leguminosas a los dulces. Son más sanos, potentes, consistentes y sabrosos. El frijol blanco no lo había visto nunca cocinado así, pero no le digo que no, a la vista de como han quedado...
    Y por lo demás, mucha energía desde estas tierras :)

    ResponderEliminar
  11. Hola Natalia, otra vez, aquí poniéndome al día contigo. Cuando vi estos pastelitos tan monos recordé a los que hiciste de Santa Clara, todo un espectáculo.
    Sabes que en sigo en instagram un chico que hace bundts de todas cosas y en estos días tenía uno hecho de habichuelas como el dulce que hacen en República Dominicana, me ha parecido tan curioso y me gustaría probar esa forma de comerlos, pues una está mas acostumbrada en comidas saladas, pero de seguro que saben rico y mas con esa textura cremosa que le dan los frijoles.
    Me encantan esos moldecitos que tienes!
    Besos amiga querida!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué interesante! Jamás me imaginé un dulce con frijoles blancos. No sabía de la existencia de estos pastelillos. Me los apunto porque esto tengo que probarlo. Fantástica aportación. Besitos

    ResponderEliminar
  13. Natalia, unos pasteles maravillosos, nunca los he probado y me dan curiosidad. Esto es como loas famosos dorayakis japoneses con aquella pasta de judías que no me acuerdo ahora cómo se llama...
    Nosotros estuvimos una semana en Portugal, país que no conocíamos a pesar de estar muy cerca. Es un lugar de gente educada, amable, quizá sea el idioma lo que da esa ceremonia entre personas que no se conocen. Nos resultó un país maravilloso y con mucha historia.
    Te han quedado preciosos y encima con ese paso a paso perfecto. Hija, qué envidia de la mala sí... ja ja todo tan perfecto.
    Bueno, otra vez muchas felicidades a los dos y a tu Mr.G por ese doctorado.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  14. Nati, que interesante propuesta. Me encantaneste tipo de recetas, y en mi investigación no me la topé, debe ser porque estaba pensando en salado. Super interesante, yo tengo un brownie con frijoles negros, y me pareció que los frijoles dan mucho juego para el dulce, como precisamente dice Angélica como las habichuelas dulces dominicanas.

    Me apunto tu receta, me ha encantado!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Una propuesta muy interesante yo hago un bronwnie con lentejas asi que me imagino como tienen que estar estos pasteles, te han quedado de relujo y no dudo lo mas minimo que esten de muerte relentisima.
    Como siempre receta y fotos son de 20 points.
    Bicos mil y feliz inicio de semana wapa.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^