miércoles, 16 de agosto de 2017

Bizcocho de piña con avena, maní y ron


    

De nuevo llego con otra receta con piña y es que revisando en el blog, solo tenía este batido en el que uno de sus ingredientes es precisamente esta fruta, así que me redimo con ella y luego de la piña asada con canela esta semana hago doblete, porque viviendo en un país donde se producen piñas por montones, siendo Brasil el segundo productor a nivel mundial..., no hay excusa para no traerla, aprovechando un par de piñas que compré en el punto perfecto de maduración la semana pasada. 
___________
Este pastel me recuerda a Florianópolis, cuando viví por una temporada en aquella ciudad; recuerdo que todos los miércoles en la plazoleta de la universidad federal, había una feria de mercado orgánico y solía ir visitar aquella feria y comprar productos orgánicos. En aquel tiempo compartíamos apartamento y por ende cocina, que allí fue donde el gusto por los bizcochos y la vena pastelera se despertó compartiendo con las chicas del apartamento que casi todos los días horneaban increíbles delicias. En uno de esos esos miércoles de feria, un día me tope con un puesto de tortas y bizcochos de esos que tienen toda la pinta del mundo de saludables y aunque con cierta desconfianza (debo confesarlo, por temor a encontrarlos demasiado dulces), compré uno de piña y para mi sorpresa..., fue todo lo contrario, es más..., me gusto mucho haberlo comprado (que aunque no era mi fruta favorita, por lo menos ya la estaba tolerando mi olfato). Nunca antes había probado un pastel de piña y fue tan rico aquel pastel, que aunque nunca tuve aquella receta, intenté recordarla y reproducirla lo mejor que pude luego de un par de años atrás..., y después de haber perdido la receta que hice aquella vez, siempre estaba en mi mente intentar reproducirla de nuevo (esta vez anotando bien la receta en un lugar en el que no fuera a perderla), este es un pastel clásico en América, y a simple vista puede ser una receta del montón..., pero la verdad es que es bien diferente a los típicos bizcochos invertidos que vemos en linea.
Esta receta es una mezcla de muchas cosas, recordando un poco la textura de aquel pastel comprado en dicha feria, creo que el resultado se aproxima mucho, la textura esponjosa y suave del bizcocho, la piña caramelizada queda muy rica y logré hacerla baja en dulce, por lo que hago esta aclaración, en caso de ser más dulceros, recomiendo hacer un caramelo grande para bañar por completo el molde y las rodajas de piña que irán en la base. Como pueden leer, lleva avena que tenía en hojuelas gruesas y que triture un poco, también tiene maní (cacahuetes) porque me gusta poner un poco de nueces, almendras o como en este caso maní. También verán que lleva solo 10 gr. de aceite de oliva y que por supuesto lleva yogur porque me gusta mucho la textura que deja en los bizcochos. En cuanto al ron, la cantidad es tan pequeña, que definitivamente no se percibe, para otra oportunidad se lo pondré también al caramelo creo que dará un sabor interesante en la piña. Ahora sí les dejo, la receta...


__________________________________________________________________________________________

Tiempos}
  • Tiempo de preparación bizcocho : 30  minutos
  • Tiempo de horneado : 45 minutos
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Ingredientes:
Bizcocho de piña con avena, maní y ron
[Molde de 25 cm de diámetro]

PARA EL BIZCOCHO 
- 125 gr harina de trigo 
- 75 gr de harina de avena
- 70 gr de mani picado sin sal (cacahuetes)
- 1 cucharadita de bicarbonato de sódio
- 1 1/2 cucharadita de polvo de hornear
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- 1/3 cucharadita de pimienta de jamaica*
- 2 cucharaditas de semillas de amapola
- 3 huevos (155 gr)
- 130 gr de yogur sin dulce
- 10 gr de aceite de oliva
- 60 gr de azúcar mascabado
- 2 gr de sal
- 10 ml de ron

- 6 rodajas de piña fresca sin corazón de 2cm de espesor
para el almíbar de fondo**
- 40 gr de azúcar mascabado
- 20 ml de agua

*Pimienta de Jamaica conocida como, pimienta guayabita, pimienta gorda, pimienta dulce, pimienta tabasco, pimienta inglesa..
** En caso de no tener piña fresca, una opción es comprar enlatada, aunque es mucho mejor la fruta fresca
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::




«PREPARACIÓN»



1. Precalentar el horno a 180º 



2. En un bol batir los huevos, luego adicionar el azúcar mascabado, mezclar con la canela y la pimienta de Jamaica, batir bien todo y adicionar el ron y el yogur, finalmente agregar el aceite de oliva y mezclar todo. Reservar. 


3. Para hacer el melado de azúcar mascabado o el almíbar: en un cazo poner el azúcar con el agua, remover bien hasta disolver y llevar al fuego por un par de minutos, en este caso no dejé que espesará porque lo quería más liquido, finalmente en el horno con la fruta en contacto terminaría caramelizándola. Reservar... 

4. Alistar el molde que utilizaremos, en mi caso lo pincele con ghee (ver nota). Pelar y cortar la piña, quitar los ojos y sacar rodajas gruesas de unos 2 cm de espesor. Verter el almíbar en el fondo del molde y disponer las rodajas de piña en la base del molde y si queremos también a los lados (acá hago la aclaración, es mejor dejar las mitades de piña con los arcos hacia arriba, para que cuando desmoldemos queden boca abajo, solo por cuestión de estética y de peso para evitar que se caigan los laterales de piña). Reservar 

5. Ahora mezclaremos los secos a los líquidos, adicionar a la harina de avena las semillas de amapola y ponerlas en el bol de líquidos, remover bien. Luego tamizar la harina junto con el polvo de hornear, el bicarbonato y la pizca de sal, finalmente adicionar el mani (cacahuete) picado y mezclar bien hasta que todo esté homogéneo. Poner la mezcla en el molde 

6. Llevar al horno precalentado a 180ºC y hornear por 40-45 minutos o hasta que al pinchar con un cuchillo en el medio, este salga limpio. Dejar reposar unos 5 minutos y desmoldar con cuidado. (Acá al desmoldar es preciso tener cuidado por lo que les hablaba de los arcos y también porque utilicé muy poco almíbar, la masa intentará pegarse en el molde, es cuestión de poner los pocos pedazos que queden de nuevo en su sitio.) 

Nota: Para tener una textura completamente caramelizada, en lugar de almíbar hacer un caramelo claro aumentando su cantidad; en lugar de pincelar el molde con ghee, se pasa todo el molde con caramelo, de esta manera quedará la fruta más dulce y todo el bizcocho caramelizado por completo. En mi caso personal, quería hacerlo lo menos dulce posible y creo que se logró, con textura y dulce perfecta para el gusto de casa.



:::::::: PASO A PASO ::::::::

1. Precalentar el horno a 180º 
2. En un bol batir los huevos, luego adicionar el azúcar mascabado, mezclar con la canela y la pimienta de Jamaica, batir bien todo y adicionar el ron y el yogur, finalmente agregar el aceite de oliva y mezclar todo. Reservar. 


3. Para hacer el melado de azúcar mascabado o el almíbar: en un cazo poner el azúcar con el agua, remover bien hasta disolver y llevar al fuego por un par de minutos, en este caso no dejé que espesará porque lo quería más liquido, finalmente en el horno con la fruta en contacto terminaría caramelizándola. Reservar...


4. Alistar el molde que utilizaremos, en mi caso lo pincele con ghee (ver nota abajo). Pelar y cortar la piña, quitar los ojos y sacar rodajas gruesas de unos 2 cm de espesor. Verter el almíbar en el fondo del molde y disponer las rodajas de piña en la base del molde y si queremos también a los lados (acá hago la aclaración, es mejor dejar las mitades de piña con los arcos hacia arriba, para que cuando desmoldemos queden boca abajo, solo por cuestión de estética y de peso para evitar que se caigan los laterales de piña). Reservar


5. Ahora mezclaremos los secos a los líquidos, adicionar a la harina de avena las semillas de amapola y ponerlas en el bol de líquidos, remover bien. Luego tamizar la harina junto con el polvo de hornear, el bicarbonato y la pizca de sal, finalmente adicionar el mani (cacahuete) picado y mezclar bien hasta que todo esté homogéneo. Poner la mezcla en el molde...


6. Llevar al horno precalentado a 180ºC y hornear por 40-45 minutos o hasta que al pinchar con un cuchillo en el medio, este salga limpio. Dejar reposar unos 5 minutos y desmoldar con cuidado. (Acá al desmoldar es preciso tener cuidado por lo que les hablaba de los arcos y también porque utilicé muy poco almíbar, la masa intentará pegarse en el molde, es cuestión de poner los pocos pedazos que queden de nuevo en su sitio.) 
Nota: Para tener una textura completamente caramelizada, en lugar de almíbar hacer un caramelo claro aumentando su cantidad; en lugar de pincelar el molde con ghee, se pasa todo el molde con caramelo, de esta manera quedará la fruta más dulce y todo el bizcocho caramelizado por completo. En mi caso personal, quería hacerlo lo menos dulce posible y creo que se logró, con textura y dulce perfecta para el gusto de casa.


*



Acá esta lo que les decía de los arcos, que es mejor a la hora de ubicarlos en el molde dejarlos boca arriba, para cuando lo giremos al desmoldar queden hacia abajo y tengan más estructura y evitar que se desprendan.





El resultado ha sido estupendo, utilizando avena, azúcar mascabado, semillas de amapola y cacahuetes (maní), es un pastel saludable, fresco y bajo en dulce, una opción deliciosa para darnos un gusto feliz a la hora de hacer bizcochos sanos


****
**

**
****

***************
****



*****



Feliz día y gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
remembranzas de algún instante especial
y para mí son todas estás y muchas más..,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 



Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten



···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________


[❤︎]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 comentarios:

  1. Qué rico, por favor! Me encanta la piña. Esos sabores y los recuerdos de la Univerdidad nunca se olvidan, cuando compsrtismos residencia con las compañeras, todas jóvenes, medio locas y felices... qué tiempos aquellos. Esos sabores y las sensaciones nunca se olvidan.
    Tu pastel me gusta tal cual, no con caramelo, sino así. Perfecto.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Patty, tiempos que no se olvidan y en los que se aprende mucho, pues nos damos la mano entonces con este bizcocho ^_^.
      un beso!!!

      Eliminar
  2. debe haberte quedado muy rica ese bizcocho de piña, y lo que más me ha gustado de tu publicacion, tu manera de narrar antes de dar la receta; como que existe una historia relacionada con la receta, y aquello me agrado mucho...
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te haya gustado Carlos, muchas veces las recetas tienen alguna historia detrás, alguna anécdota, un abrazo!

      Eliminar
  3. Ohhhh Nati que delicioso bizcocho, solo con ver las fotos se me hace la boca agua.
    Espectacular receta.
    Mil besitos ! ! !
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosa, un beso y lleva un buen trozo ^_^
      besos!

      Eliminar
  4. Natalia, me gusta mucho la textura que se aprecia en el bizcocho y el aroma que debe tener! Los bizcochos de piña siempre me recuerdan a mi mamá; ella los hacía algunas veces para los cumpleaños y a mi no me gustaba porque no tenían crema como decoración que era lo que me gustaba de los bizcochos de cumpleaños, jaja, y le agrarré idea de aburrido a este bizcocho de piña.
    Ahora la historia es distinta, y aunque hace bastante tiempo que no pruebo alguno, es para mi de esas recetas de añoranza y recuerdos familiares.
    Si me permites, me llevo un trocito. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajja, pues si no llevaban crema de niños creo que no me gustaría mucho, lo que más me gustaba en una época era jugar con la crema de los pasteles y a pintarnos las narices..., pues a mí la piña no me gustaba nadita, es más le tenía como alergia al olor..., pero ya vez, que uno va cambiando y se le abren los gustos por muchas cosas.
      Que bueno que este tipo de recetas te recuerde esos momentos de infancia querida amiga, gratos y añorados compartiendo en familia.
      un beso y por mi te mandaba una completa con todo el cariño del mundo.

      Eliminar
  5. Nati qué belleza de bizcocho!!
    Mirando las fotos me han entrado ganas de dar un mordisco jaja.
    Se ve increíblemente rico!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjaja Pepi, la verdad que quedo rico,
      pues llévatelo con todo el gusto,
      un beso!

      Eliminar
  6. Hola Nati. Con todo lo que he estado viendo estos días, había dejado de visitar blogs, aunque creo que a ti te he comentado en casi todo.
    Tampoco tengo mucha receta de piña, sí recuerdo una mermelada picante y otra de piña asada con kher.
    Tu bizcocho igual lo podría adaptar sin azúcar porque quitando de eso, todo lo demás es perfecto para mí.
    Me gusta la avena y es bien sana.
    El bizcocho además, se ve de lo más bonito
    Me llevo mi trozo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Marisa, yo sé estos días la cosa ha estado muy charra, tantas cosas que pasan y los corazones se apachurran...
      Claro que lo puedes adaptar para endulzar a gusto, que bueno que te guste, la verdad que es un pastel que ha quedado bien bajito de dulce, pero delicioso.
      Un besito grande y ya estaremos hablando.. ^_^

      Eliminar
  7. Hola Nati,
    Es un postre delicioso, es una idea estupenda poner harina de avena, seguro que queda distinto que con la harina de trigo y casi lo estoy saboreando ummm un bocadito con esa piña refrescante.
    En mi casa no se hacían los pasteles con nata, casi era mas común este tipo de pastel aunque cubierto de chocolate tengo que decir que es uno de mis favoritos.
    Besitoss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^